Atención Temprana en Niños con síndrome de Down

Actualizado: abr 3


Fotografía: página web www.drexelle.com

"Se entiende por Atención Temprana el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar".

En nuestro país, en las últimas décadas se han hecho grandes avances en la atención integral del niño con síndrome de down, lo que ha permitido una mayor sobrevida y mejor calidad de vida de los niños y sus familias.

Los niños y niñas con síndrome de down deben esforzarse más por alcanzar el mismo objetivo que otro niño puede lograr naturalmente con la estimulación diaria que recibe en su hogar, y en este sentido, en ellos cobra especial importancia la Atención Temprana. Se ha comprobado que los niños que han seguido los programas de atención temprana tienden a desarrollar mejor sus capacidades, y que, como adultos, logran una mayor calidad de vida que aquellos que no han seguido estos programas.

Familia

En la actual concepción de la Atención Temprana, el niño con síndrome de down y sus primeros hitos evolutivos no son el único objetivo de actuación. Ahora el horizonte se ha ampliado y la meta va mucho más allá. Las intervenciones y las miradas se dirigen también hacia la familia, con el fin de conseguir que el niño se convierta en una persona que se acepte a sí misma, que sea feliz, que se sienta segura, que consiga desarrollar al máximo sus capacidades y potencial y que, por consiguiente, logre la mayor independencia posible. Para lograr esto, la familia es fundamental y las intervenciones deben realizarse pensando en ella tanto como en el niño.

Fotografía: página web www.drexelle.com

Recordemos que la interacción con los padres, los juegos con los hermanos y las actividades compartidas contribuirán a su desarrollo y constituirán la parte fundamental de su estímulo natural. De hecho, la forma en que los padres interactúan con sus hijos pequeños con síndrome de Down incide en gran parte de la variabilidad de los resultados cognitivos y comunicativos que logran estos niños durante los tres primeros años de la vida, y además se relaciona con los logros académicos y del desarrollo en los años posteriores a la infancia.

En relación a la efectividad de los programas de atención temprana en los niños con síndrome de down, se ha visto que la única forma de implicación de los padres que mejora sistemáticamente el desarrollo de los hijos y su funcionamiento emocional y social, ha sido la que ha animado a los padres a aprender y usar las interacciones sensibles con sus hijos. El término “interacciones sensibles” significa seguir los intereses del niño, dar respuesta a sus necesidades, adecuarse a sus tiempos y corregir con suavidad sus errores.

La familia, por lo tanto, es un elemento clave ya que es el principal apoyo en los progresos del niño, su referencia y su vínculo con el mundo que le rodea. Por ello, en el entorno familiar, a través de las rutinas diarias y las interacciones con las personas con las que el niño se relaciona, se crea la base desde la cual el niño se sentirá seguro y confiado para desenvolverse en el mundo.

Objetivos Generales en el Niño

De forma general, los principales objetivos que se plantean a lo largo de todo el proceso de intervención en Atención Temprana, son:

1. Reducir los efectos de una deficiencia o déficit sobre el conjunto global del desarrollo del niño

2. Optimizar o potenciar, en la medida de lo posible, el curso del desarrollo del niño

3. Introducir los mecanismos necesarios de compensación, de eliminación de barreras y adaptación a necesidades específicas de cada niño

4. Evitar o reducir la aparición de efectos o déficit secundarios o asociados producidos por un trastorno o situación de alto riesgo

5. Atender y cubrir las necesidades y demandas de la familia y el entorno en el que vive el niño

Estos objetivos se buscan en el marco de un trabajo integral y multidisciplinario, en donde lo ideal es que trabajen de forma coordinada las diferentes áreas de kinesioterapia, terapia ocupacional, educación diferencial, fonoaudiología, arte y musicoterapia. Con ello se busca realizar una intervención global que atienda todas las áreas del niño: motora, perceptivo-cognitiva, de comunicación y lenguaje, social y afectivo-emocional. Además, cada uno de los terapeutas trabaja con objetivos o metas en conjunto con la familia.

Finalmente, debemos decir que la atención temprana presenta múltiples beneficios tanto para el niño con sindrome de Down, como para su familia. La principal meta de los equipos de salud que integran este modelo de atención, es potenciar al máximo las capacidades del niño para que viva de la forma más feliz y satisfactoria posible

Referencias

- Mis primeros pasos hacia la Autonomía. DOWN España

- Evolución del proceso de Atención Temprana a partir de la triada profesional-familia-niño. Arantxa Diez Martínez. Rev Síndrome de Down.vol 25, junio 2008.

- Atención Temprana: Definición, objetivos, modelos de intervención y retos planteados. Rev Síndrome de Down.vol 28, dic 2011.

316 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?