top of page

¿Por qué los bebés y niños son tan sensibles a las infecciones respiratorias?

Si, sabemos que los bebés son pequeños y adorables, pero también son muy vulnerables a las infecciones respiratorias. ¿Por qué?, ¿por qué se contagian -al parecer- de cada "bicho" que se les acerca?, ¿por qué no tienen las defensas de un adulto?

Aquí te lo explicamos.



En primer lugar, el sistema inmunológico de los bebés es aún inmaduro y no está completamente desarrollado. Esto significa que no tienen la capacidad de combatir las infecciones como lo hace un adulto. ¿Por qué? El sistema inmunológico de los bebés es inmaduro porque durante el embarazo, el feto está protegido por el sistema inmunológico de la madre, que le transfiere anticuerpos a través de la placenta. Después del nacimiento, el sistema inmunológico del bebé tiene que aprender a reconocer y combatir los microorganismos y otros agentes infecciosos por sí mismo.


Además, el sistema inmunológico de los bebés aún no ha tenido la oportunidad de encontrarse con muchos patógenos comunes, por lo que no ha desarrollado la memoria inmunológica necesaria para combatirlos eficazmente. Esto significa que los bebés son más susceptibles a las infecciones, especialmente durante los primeros meses de vida.


Otro factor importante es que la producción de células inmunológicas, como los linfocitos, aún no ha alcanzado su capacidad máxima en los bebés. Esto se debe a que estas células se desarrollan gradualmente durante la infancia y la adolescencia, alcanzando su madurez en la edad adulta.


Además, los bebés no han estado expuestos a muchos virus y bacterias, por lo que su sistema inmunológico no ha tenido la oportunidad de aprender a defenderse de estas amenazas. Otro factor es que los bebés tienen vías respiratorias más estrechas y pequeñas que los adultos.


Esto significa que cualquier obstrucción, ya sea mucosidad o hinchazón, puede hacer que sea más difícil para los bebés respirar. También significa que las infecciones respiratorias pueden progresar más rápidamente en los bebés, lo que puede llevar a complicaciones más graves.


Además, los bebés suelen estar en contacto cercano con otras personas, especialmente con los cuidadores y otros niños. Esto significa que están expuestos a más virus y bacterias que los adultos que pasan la mayor parte del tiempo en el trabajo o en otros lugares públicos. También es común que los bebés se lleven las manos y los objetos a la boca, lo que aumenta el riesgo de infección, y si a eso agregamos que tienden a estar en espacios más cerrados durante el invierno, tenemos la receta perfecta para que sean más propensos a las infecciones respiratorias.


Por último, es importante destacar que los bebés son muy sensibles a los cambios en el clima. Los cambios bruscos en la temperatura y la humedad pueden irritar sus vías respiratorias y debilitar su sistema inmunológico, lo que los hace más propensos a las infecciones respiratorias.


En conclusión, los bebés son muy susceptibles a las infecciones respiratorias debido a su sistema inmunológico inmaduro, vías respiratorias más estrechas, exposición a virus y bacterias y sensibilidad a los cambios climáticos. Es importante que los padres y cuidadores tomen medidas preventivas para proteger a los bebés de estas infecciones, como lavarse las manos con frecuencia, mantener los objetos limpios y desinfectados, y evitar el contacto con personas enfermas

20 visualizaciones

Comments


bottom of page