Porqué es importante Jugar de Guatita

Actualizado: abr 3

Probablemente habrás escuchado decir que poner a las guaguas de guatita es "peligroso" o que se pueden ahogar en esta postura. Pero, ¿de dónde viene esto y qué implicancias tiene a la hora de cuidar a tu bebé?

En 1994 se inició una campaña en Estados Unidos por el National Institute of Child Health and Human Development, llamada "Back to Sleep", la cual llamaba a los padres y madres a poner de espaldas a los bebés a la hora de dormir, para reducir el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Dicha campaña tuvo gran éxito en los años siguientes, se propagó rápidamente a nivel internacional, y en consecuencia la cifra de muertes súbitas asociadas a esta causa disminuyó a la mitad. Sin embargo, dicha campaña tenía otra recomendación: "Tummy to Play" (de guatita para jugar), la cual quedó en un segundo plano frente al temor de los padres de poner en esta posición a sus bebés incluso cuando estaban despiertos y jugando.

En general, los expertos recomiendan no dejar a los bebés durmiendo en prono (es decir, de guatita mirando hacia abajo) por el riesgo que lleva consigo esta postura durante el sueño del bebé. Algunos recomiendan no dejar que los bebés duerman en esta posición en ningún momento, en cambio otros aconsejan permitirlo sólo durante tiempos cortos y bajo supervisión de los padres.

En términos del desarrollo psicomotor, esta postura es fundamental para el control motor de las guaguas y como consecuencia indeseada de la campaña Back to Sleep, se comenzaron a pesquisar gran cantidad de niños con retraso del desarrollo psicomotor, básicamente por falta de estimulación en esta postura. Estos retrasos pueden ser vistos en etapas tan tempranas como a los 2-3 meses, cuando los niños desarrollan el control de cabeza contra la gravedad.

En términos simples, el uso regular de esta postura durante las horas que un bebé pasa despierto jugando, estimula el control motor de manera que lo ayuda a levantar su cabeza y apoyarse en sus brazos, además de sentar las bases de otros hitos motores como el giro y la capacidad para mantenerse sentado.

Lo Normal es...

A medida que los bebés crecen, van aprendiendo cómo mover su cuerpo y controlarlo en el espacio según las necesidades y características del entorno. El aprendizaje motor es un proceso complejo y en la infancia las intervenciones afectan directamente cómo aprenderá el bebé a moverse.

Mientras que está boca abajo, el bebé aprende a moverse jugando contra la gravedad y su cerebro recibe información valiosa y estímulos distintos a los que puede recibir acostado boca arriba. Lo más evidente al principio es que los bebés no pueden levantar la cabeza en esta posición, ya que aún no cuentan con un adecuado control neuromuscular en su columna cervical y hombros para permitir esto. Al ponerlos en esta posición se estimula el control de cabeza, ya que el bebé intentará mirar el entorno -tu cara o algún juguete- y para eso deberá intentar levantar la cabeza y enderezarse. De esta manera, el bebé ganará fuerza en los músculos vertebrales, responsables de mantener erecta la columna vertebral y el tronco. Al tener que luchar contra la gravedad primero potenciará los músculos cervicales y paulatinamente se irán controlando todos los músculos de columna. Como se tendrá que ir apoyando en codos primero y luego en las manos, la musculatura de hombros y brazos se tonificará y preparará para futuras actividades manipulativas como gatear, traccionar para pararse, y trepar.

A medida que levante más la cabeza y el tronco superior, se irá conformando la curvatura lumbar llamada lordosis. Al adoptar esta nueva posición, descenderá el centro de gravedad hacia el ombligo del niño, con lo cual liberará de peso a los brazos pudiendo de vez en cuando elevar un brazo u otro para coger un objeto. De esta manera, en múltiples estudios el posicionamiento en prono para jugar ha emergido de forma consistente como el predictor más significativo del desarrollo motor temprano. Esto significa básicamente que...es MUY IMPORTANTE que pongas a tu bebé en prono!!!

Siendo la principal razón el beneficio desde el punto de vista del desarrollo psicomotor y el logro de ciertos hitos motores, (además de que es una posición entretenida para los bebés para jugar y explorar el entorno) te contamos también otra razón por la que es importante poner de guatita a tu bebé para jugar.

En los países que tuvo éxito la campaña Back to Sleep se comenzó a ver un aumento importante de niños con deformidades en la cabeza, básicamente con un aplanamiento en la parte de atrás de ésta, la que queda apoyada en la cuna cuando están mirando boca arriba o de espalda (la posición recomendada para dormir).

Los huesos craneales del bebé no son como los nuestros, que forman un casco rígido que protege nuestro cerebro, sino que están separados por unos espacios blanditos llamados fontanelas, las cuales se cierran en los primeros meses de vida. Esto significa que la cabeza de los bebés es "moldeable" mientras está en ese proceso de cierre y por lo tanto es susceptible a deformarse según las fuerzas mecánicas que reciba. Por lo tanto, los niños mantenidos en la posición de espalda muchas horas al día, durante los tres primeros meses de vida, suelen desarrollar aplanamientos en la parte de atrás de la cabeza muy pronunciados, denominándose esta anomalía, plagiocefalia posicional.

Te Recomendamos...

Comienza a poner a tu bebé boca abajo desde las primeras semanas de vida, cuando esté despierto y tranquilo. Al comienzo con unos minutos basta, el objetivo es que sea algo natural a lo que se vaya acostumbrando, no forzarlo ni prolongar esta postura si es que se ve demasiado incómodo. Si tu bebé tiene algunos meses y no está acostumbrado a esta posición, es absolutamente normal que al comienzo se irrite y le desagrade estar boca abajo. En este caso, comienza con tiempos cortos pero con mayor frecuencia durante el día.

Lo ideal es usar superficies firmes pero cómodas, por ejemplo en el suelo con una mantita arriba. Ponte tú también en la misma posición y juega: muéstrale algún juguete que le llame la atención, algún sonajero o cosa que se ilumine, háblale, cántale, etc. Lo ideal es cambiar las texturas un poco e ir descubriendo en cuál está más cómodo para jugar.

Puedes probar poniéndolo de guatita sobre tí misma en los primeros meses, sobre tu abdomen y pecho por ejemplo. Tu voz y tu rostro son estímulos poderosos para seguir con la mirada y la cabeza, y el contacto piel a piel estimula el desarrollo del apego.

Si te parece que le cuesta demasiado levantar la cabeza y comenzar a "enderezarse", puedes probar poniendo una mantita doblada bajo su pecho (o un cojín de lactancia), de manera que le ayudes un poco con la gravedad. De esta manera se le hace un poco más fácil y se cansa menos.

Asegúrate de que tu bebé no esté hambriento o cansado cuando lo pongas a jugar sobre su guatita. Por otro lado, tampoco lo pongas boca abajo cuando tenga lleno el estómago, lo cual podría ser incómodo para él. Espera más o menos una hora después de alimentarlo.

Con tiempo y con motivación tu bebé va a empezar a tolerar mejor esta posición, o a acostumbrarse a ella. A muchas guaguas les encanta estar boca abajo una vez que aprenden a girarse y eligen ellos mismos esta posición para jugar.

Referencias

1. Robertson. R. Supine infant positioning—Yes, but there’s more to it. The Journal of Family Practice. Vol 60, No 10. Oct 2011.

2. Machado, J. Estudio comparativo de los efectos madurativos de estimular en decúbito prono una muestra de bebés normales. Universidad de las Palmas Gran Canaria.

¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?