Verano con Niños: Principales Cuidados

Actualizado: abr 2


Se vienen los meses de verano y ya están subiendo las temperaturas. Es importante conocer y poner en práctica algunos cuidados especiales con los bebés y niños, ya que el calor es un gran elemento que puede provocar quemaduras, deshidratación, y hasta golpes de calor. Además, la exposición a piscinas y playas hace necesario tomar ciertas precacuciones que es importante conocer.

Mucho cuidado con el Sol

Todos sabemos que la exposición al sol por tiempos prolongados o en momentos de radiación UV elevada, se asocia con daño a la piel. En los niños, esto este daño es mayor, ya que su piel es más sensible y generalmente, más clara (lo cual la hace un blanco más atractivo para los rayos solares). Por esto, se recomienda:

  • En bebés menores de 6 meses, la exposición directa al sol debe ser NULA. En verano, los bebés menores de 6 meses debiesen vestirse con ropa liviana y cómoda (si tú tienes calor, ellos probablemente también). Pese a no estar directamente bajo el sol, es útil ponerles un gorrito para proteger sus ojos de la luz muy brillante.

  • En bebés y niños mayores de 6 meses, se recomienda SIEMPRE usar protector solar con factor UV 30 o mayor. Se debe aplicar en toda la piel que estará expuesta al sol entre 15 y 30 minutos antes, y se debe volver a aplicar cada 2 horas o luego de cada contacto con agua.

  • Usar poleras, y gorros apropiados para el agua si es posible. Algunas telas incluso vienen con protección solar incluida, además de la barrera física para sol rayos del sol. Es muy importante proteger la piel del rostro, que es más sensible, por lo que siempre hay que poner gorro a los niños, que cubra la cara y también el cuello.

  • Se recomienda evitar exponer a los niños al sol en las horas peak de calor e irradiación solar, que generalmente es entre 10.00 am y 4.00 pm. Si es mucho pedir, ojalá que se mantengan en la sombra entre 12.00 y 15.00 de la tarde. Se puede intentar hacer juegos al aire libre antes o después de este horario, para aprovechar el día y mantener a los niños entretenidos.

  • Ya sea en una casa o en un lugar público, en un cumpleaños o en la playa, se debe asegurar que los niños y bebés tienen acceso a sombra a todas horas. Esto significa adelantarse y llevar quitasol a todos lados o coordinar con el dueño/a de casa. Recuerda que si estás al aire libre en la sombra, de todos modos los rayos UV pueden generar quemaduras. La luz se irradia y refleja en las horas peak ya mencionadas.

Accidentes fatales: Aprendamos a prevenir

Los bebés y niños están en un elevado riesgo de ahogo durante los meses de verano, con la exposición a piscinas y playas. La asfixia por inmersión es la principal causa de muerte accidental entre los 1 y 4 años, y por eso es tan importante conocer cómo prevenirla y saber qué hacer en caso de emergencia.

  • Cero Distracción: Puede pasar en un segundo de descuido, y por eso es fundamental eliminar fuentes de distracción como celulares, audífonos y tablets. Cuando un niño/a está en el agua, no podemos quitarle ojos de encima. Muchos estudios muestran que los accidentes ocurren en breves lapsos de tiempo en que los cuidadores/as no estaban presentes o prestando atención.

  • Los adultos y cuidadores de niños debiesen tener conocimientos básicos sobre reanimación cardiopulmonar, en caso de presenciar una emergencia. Las ambulancias no siempre llegan de inmediato y unos segundos pueden salvar una vida.

  • Seguridad Primero: las piscinas tienen que tener una reja alrededor que impida el paso a los más pequeños. Hay muchas opciones pero es fundamental contar con seguridad para evitar accidentes. Incluso las piscinas inflables pequeñas que se usan en el jardín, se deben vaciar luego de su uso. Los niños deben usar chalecos salvavidas -de buena calidad- o alitas en el caso de no saber nadar. Además de esto, es importante explicarles y repetir hasta el cansancio a los niños que no deben estar alrededor de la piscina o el mar sin la compañía de un adulto.

Hidratación

Las altas temperaturas y el nivel de actividad física que a veces tienen los niños en verano -horas y horas jugando en la piscina o en el jardín-, hacen que aumente la transpiración y con ello, la pérdida de agua. Por esto es fundamental ofrecerles agua con mayor frecuencia que en otras épocas y estar atentos a signos de deshidratación: dolor de cabeza, boca seca, calambres, irritabilidad, fatiga, mareo, y porsupuesto, sed.

Sillas del Auto

Conocimos y nos impactamos en Chile por un caso el año 2017 de un padre que olvidó a su hijo en su silla del auto en verano, resultando en la terrible -y prevenible- muerte de éste. A pleno sol, sólo le toma algunos miutos al interior de un auto calentarse hasta hacerse insoportable y peligroso. NUNCA hay que dejar a un niño/a sólo dentro de un auto, ni por un minuto, ni con las ventanas abiertas. No importa la situación, es una regla de oro. Los niños tienen mayor riesgo de presentar el llamado golpe de calor ya que sus cuerpos elevan la tempratura entre 3 y 5 veces más rápido que el de los adultos.


¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?