¿Qué es el habla?

October 17, 2019

 

Dentro de las áreas del desarrollo infantil, una importantísima es el lenguaje. Lo que comunican los niños y cómo lo comunican es fundamental para su relación con otros, expresar sus emociones y necesidades, aprender, desarrollar su personalidad, y muchas cosas más. Para que el lenguaje ocurra de forma adecuada, es necesario un intermediario, que es el habla. En este post les contamos qué es el habla y cómo puede estar alterado.

 

El habla es el acto motor que tiene como objetivo producir palabras. Es decir, es el acto físico que ocurre en nuestro cuerpo para emitir palabras. Por lo tanto, no debemos confundir el habla -acto motor- con el lenguaje, que es el mensaje o contenido que transmitimos mediante ese acto motor. El habla se compone de tres elementos:

Articulación: Es la manera en que se producen los sonidos. Cuando hay problemas en la articulación, el niño pronuncia las palabras de manera inadecuada. Por ejemplo, dice "tol" en vez de "sol".

 

Voz: Es el sonido producido por nuestras cuerdas vocales y está compuesta por la respiración, la resonancia y fonación. En el habla nos fijamos más en la resonancia, si es nasal u oral.

 

Fluidez: Es el ritmo que usamos al hablar, y cuando el niño  tiene alguna dificultad puede haber taquilalia, bradilalia o tartamudez, las cuales son distintas alteraciones en la fluidez del habla. 

 

¿Cuáles son los principales trastornos del habla?

Las principales dificultades del habla son la dislalia y la tartamudez. La dislalia es la alteración de la articulación para producir un fonema en específico, y es cuando comúnmente escuchamos a un niño pronunciar de forma incorrecta determinada letra y en consecuencia, decir una palabra distinta a la que realmente quiere decir. Por otro lado, la tartamudez es un trastorno de la fluidez caracterizado por la interrupción en la producción de los sonidos del habla. 

 

¿Cómo se diagnostica?

Para determinar un trastorno del habla se debe consultar a un fonoaudiólogo para que realice una evaluación del niño.

 

¿Qué se evalúa?

Se evalúan todas las bases funcionales del habla donde se observa la deglución (el proceso de ingesta de un alimento) viendo que come, cómo come y con qué come, cómo respira el niño (por la nariz o por la boca) y cómo tiene su voz (la resonancia). 

Además, se evalúan los órganos fonoarticulatorios: labios, lengua, paladar, mordida y nariz. Donde se observa el tono, su forma y el tamaño para así determinar cómo están funcionando éstas estructuras.  También se evalúa la audición para ver si hay dificultades auditivas que puedan dificultar la producción de ciertos sonidos. 

Luego se evalúan los componentes del habla: 

  • Articulación: Acá se le solicita al niño que diga una serie de palabras para ver si tiene todos los fonemas adquiridos y determinar en cuales presenta dificultades. 

  • Fluidez: Se evalúa escuchando al niño cómo habla, si su habla es fluida o tiene interrupciones, y se observa la coordinación fono - respiratoria (es decir, cómo el niño/a logra coordinar su respiración con la producción de las palabras).

  • Resonancia: Se determina escuchando al niño. 

Luego de haber evaluado todos estos aspectos del niño se puede determinar si presenta o no un trastorno del habla. Cada trastorno requiere un tratamiento diferente basado en la individualidad de cada niño y de sus características. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

January 6, 2020

November 17, 2019

Please reload