Nacer Antes de Tiempo

Actualizado: abr 5

Puede que conozcamos a alguien que haya tenido un hijo/a prematuro, o que conozcamos a algún adulto que nació prematuro, ya que es algo relativamente común, pero ¿sabemos que significa esto?. Con un aumento sostenido a nivel mundial en las tasas de partos prematuros, es importante conocer la situación y saber a qué se ven enfrentados estos niños y sus familias. A continuación les contamos todo sobre nacer antes de tiempo.

¿Qué significa ser prematuro?

Se considera prematuro un bebé nacido vivo antes de que se hayan cumplido 37 semanas de gestación. Los niños prematuros se dividen en subcategorías en función de la edad gestacional: prematuros extremos (menos de 28 semanas), muy prematuros (28 a 32 semanas) prematuros moderados a tardíos (32 a 37 semanas). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prematuridad es el resultado de varios determinantes de salud, y es además, un determinante importante de mortalidad y morbilidad (entiéndase morbilidad como enfermedad o problemas asociados de salud) neonatal, con consecuencias a corto y largo plazo. Los niños que nacen prematuros no sólo tienen mayor mortalidad y morbilidad en el periodo neonatal, sino en etapas posteriores de la vida, resultando en enormes costos -tanto económicos como socioemocionales- para los sistemas de salud y familias a nivel mundial. Es por esto que la prematuridad es considerada como de alta prioridad para la salud pública en algunos países.

¿Qué tan grande es el problema?

Según cifras de la OMS, cada año nacen en el mundo unos 15 millones de bebés antes de llegar a término, es decir, más de uno en 10 nacimientos, y esta cifra ha tenido una tendencia a aumentar durante los últimos años. En Chile, la tasa de parto prematuro se encuentra entre el 5-6%.

De acuerdo a cifras de la rama de Neonatología de la Sociedad Chilena de Pediatría, en Chile cada año nacen más de 240.000 niños, de los cuales un 2% tiene menos de 32 semanas de gestación y pesa menos de 1,5 kilos.

Aproximadamente un millón de niños prematuros mueren cada año debido a complicaciones en el parto, y muchos de los bebés prematuros que sobreviven sufren algún tipo de discapacidad de por vida, en particular, discapacidades relacionadas con el aprendizaje y problemas visuales y auditivos. La mayor mortalidad asociada a la prematuridad se encuentra en los países subdesarrollados y se asocia a menor edad gestacional. Es decir, entre antes nazca un bebé, más riesgo de complicaciones tiene y peor es su pronóstico.

De todos los partos prematuros, más del 80% ocurren entre las 32- 37 semanas de gestación (que corresponde a los prematuros clasificados como "tardíos") y la mayoría de estos bebés pueden sobrevivir con atención esencial al recién nacido.

¿Por qué se produce el parto prematuro?

Si bien hay muchas razones por las que un niño puede nacer prematuro, la mayoría de los partos prematuros ocurren de forma espontánea, sin que haya ninguna razón evidente ni condiciones médicas asociadas. En algunos casos, se desencadena debido a la inducción precoz de las contracciones uterinas o del parto por cesárea, ya sea por razones médicas o no médicas.

Entre las causas más frecuentes del parto prematuro están los embarazos múltiples, las infecciones durante el embarazo, alteraciones del útero, factores inmunológicos y hormonales, y las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión. Si bien no es una causa directa, también hay una influencia genética, por lo que un antecedente familiar puede explicar un parto prematuro.

¿A qué problemas de salud se enfrentan los bebés prematuros?

Cuanto más prematuro nace un niño, menos preparado está su organismo para enfrentarse al mundo exterior. Recordemos que todos los sistemas del cuerpo están en pleno desarrollo durante el período intrauterino, y éstos procesos se ven interrumpidos una vez que se produce el parto prematuro. Por ejemplo, si pensamos en un bebé de 25 semanas de edad gestacional, debemos pensar en un feto de alrededor de 600 gramos de peso cuyos párpados recién comienzan a separarse, su cerebro y sistema nervioso está en pleno desarrollo y organización neuronal, y cuyos pulmones aún están inmaduros para intercambiar gases. Imaginemos ahora que este bebé de 25 semanas nace -por la razón que sea- y debe enfrentarse al mundo con sus sistemas inmaduros.

Los niños prematuros necesitan cuidados especiales para superar las dificultades siguientes:

  • Conservar el calor: Los niños prematuros pierden más fácilmente el calor corporal, lo que podría provocarles una hipotermia, poniendo su vida en peligro. Necesitan más energía y cuidados para conservar el calor y desarrollarse.

  • Alimentación: Los bebés prematuros pueden tener dificultades a la hora de alimentarse debido a que la coordinación de su reflejo de succión y deglución no está del todo desarrollada.

  • Respiración: Muchos niños prematuros empiezan a respirar de forma autónoma desde el momento en que nacen, pero otros necesitan reanimación y el soporte de una máquina para poder respirar. Si los pulmones no han terminado de desarrollarse y les falta surfactante (sustancia que permite que los alveolos pulmonares permanezcan abiertos y expandidos) los niños prematuros podrán tener dificultades para respirar. A veces los que empiezan a respirar de forma autónoma no tienen fuerza suficiente para seguir haciéndolo, se agotan y pueden dejar de respirar (apneas).

  • Infecciones: Las infecciones graves son más frecuentes en los bebés prematuros. Su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado, y por lo tanto su cuerpo no "combate" tan bien las infecciones como lo haría un recién nacido de término.

  • Cerebro: Los bebés prematuros pueden sufrir hemorragias cerebrales durante el parto y en los días inmediatamente posteriores a éste. Además, pueden sufrir lesiones cerebrales debido a la falta de oxígeno durante el parto. Las hemorragias o la falta de oxígeno en el cerebro pueden asociarse a trastornos en el desarrollo más adelante en la vida del niño. La estadía en sí en una unidad de cuidados intensivos neonatal también puede alterar algunos procesos de maduración cerebral, dadas las condiciones ambientales tan distintas al útero materno (ideal para el desarrollo).

  • Ojos: Los ojos de los bebés prematuros no están preparados para el mundo exterior. Pueden verse dañados por un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina. El problema puede ser aún más grave en los muy prematuros y los expuestos a niveles de oxígeno demasiado altos. Esto puede provocar deficiencias visuales o ceguera.

Evento familiar

Como podemos ver, el nacimiento de un niño prematuro es una situación que puede ser compleja y tener un gran impacto en la vida familiar y personal de los padres y hermanos. Tener un bebé prematuro significa un largo y muchas veces difícil recorrido, tanto para el hijo como para sus padres, es un proceso cuya dificultad dependerá de la edad gestacional en que haya nacido el niño y de las complicaciones médicas asociadas.

Referencias

Nacimientos Prematuros. OMS 2018. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preterm-birth

Nacidos Demasiado Pronto: Informe de Acción Global sobre Nacimientos Prematuros. OMS, 2012.

Epidemiología de la prematuridad, sus determinantes y prevención del parto prematuro. Rev. chil. obstet. ginecol. vol.81 no.4 Santiago ago. 2016


0 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?