top of page

¿Sabías que el desarrollo motor y el desarrollo del lenguaje están relacionados?

Actualizado: 29 mar 2023

Durante la primera infancia los niños están en un proceso constante de aprendizaje y desarrollo en distintas áreas simultáneamente. Día a día los cuidadores de un bebé observarán nuevos avances, ya sea en cuanto a su movimiento, al lenguaje, al juego, la alimentación, entre muchas otras áreas. De lo que quizás no somos tan conscientes es que todos esos pequeños avances están relacionados y van dando paso a los siguientes. Los adultos muchas veces tendemos a dividir las áreas del desarrollo infantil, como si se pudiesen evaluar, estimular o incluso tratar de forma separada, pero la verdad es que está todo ocurriendo simultáneamente en la medida en que el cerebro crece a una velocidad récord. En este post analizaremos la evidencia que existe actualmente sobre algunas de las relaciones que podemos observar durante el desarrollo.




Piaget en 1952, dijo que hay una relación entre el desarrollo motor y cognitivo, señalando que las acciones de los bebés y las experiencias sensoriomotrices son importantes para el aprendizaje sobre su entorno y de los objetos que se encuentran en este entorno. Estudios más actuales han mostrado que la relación entre ambos es muy estrecha y que esta aumenta con la edad, por lo que no son procesos independientes.


Estos estudios informan, entre otras cosas:


Las experiencias tempranas de intentar alcanzar objetos con las manos incrementan la atención de los bebés sobre éstos: buscan descubrir qué es, qué hace, cómo se siente tocar ese objeto con distintas partes de su cuerpo, etc. Para lograr este aumento en la atención a los objetos es fundamental haber logrado previamente el control de su cabeza, la fijación de la mirada y seguimiento visual con adecuada coordinación en el movimiento de los ojos y por último el control a nivel de brazos y manos para alcanzar aquello que les llama la atención.


Más adelante, cuando ya logran sentarse, alrededor de los 6 meses, se ha observado que suelen incrementar las vocalizaciones y los niños comienzan a realizar el balbuceo ("mamama"). Esto se debe, en parte, a que junto con el control de tronco para mantenerse sentados comienzan a ganar mayor capacidad pulmonar, es decir, el volumen de aire que entra a los pulmones es más grande y logran respirar más profundamente. Además, al estar sentados la lengua se posiciona más adelante

en la boca, ayudando a producir de mejor forma el balbuceo.


Otro hito motor importante es la adquisición de la marcha independiente. Cuando los niños comienzan a caminar solos, la percepción de su autonomía comienza a consolidarse y se ha visto que esta etapa coincide con un aumento en el vocabulario. De hecho, hay estudios que han observado que entre los 10 y 14 meses, los niños que caminan muestran un vocabulario más amplio que los niños que gatean.

A partir de esta asociación observada entre control sensoriomotor y el surgimiento de hitos del lenguaje, diversos estudios han demostrado una correlación entre problemas del lenguaje y dificultades a nivel motor.


Un estudio informó la presencia de problemas motrices en niños con Trastornos Específicos del Lenguaje (TEL), mostrando que este trastorno no es tan específico, sino que suele involucrar un cuadro más amplio, afectando más de un área del desarrollo. Las dificultades motoras que se evidenciaron fueron tanto a nivel de motricidad fina (enhebrar, abrochar los botones, etc) como de motricidad gruesa (correr, saltar equilibrio, coordinación, etc).

Además, se ha observado que los niños con Condición del Espectro Autista han presentado mejor desarrollo en habilidades motoras finas, pero no así en el desarrollo de habilidades motoras gruesas (como sentarse y/o pararse), entregando como posible hipótesis que, si los niños exploran su entorno de forma más acotada, se ve afectado el desarrollo de habilidades sociales tempranas, contribuyendo a un posible retraso del lenguaje.

Entonces la invitación es a siempre observar el desarrollo como un todo simultáneo y a pesquisar a tiempo posibles dificultades en cada área, ya que estas podrían afectar el avance en otros ámbitos.


Bibliografía

Serna Carrión M. Relación entre el desarrollo neuromotor y el lenguaje oral en Educación Infantil. JONED. Journal of Neuroeducation. 2020; 1(1); 100-107. doi: 10.1344/joned.v1i1.31721


JANA M. IVERSON (2010). Developing language in a developing body: the relationship between motor development and language development. Journal of Child Language, 37, pp 229-261 doi:10.1017/S0305000909990432


Ruiz-Pérez, L. M.; Ruiz-Amengual, A., y Linaza-Iglesias, J. L. (2016). Movimiento y lenguaje: Análisis de las relaciones entre el desarrollo motor y del lenguaje en la infancia. RICYDE. Revista internacional de ciencias del deporte. 46(12), 382-398. http://dx.doi.org/10.5232/ricyde2016.04603


Libertus K and Violi DA (2016) Sit to Talk: Relation between Motor Skills and Language Development in Infancy. Front. Psychol. 7:475. doi: 10.3389/fpsyg.2016.00475

761 visualizaciones

Kommentare


bottom of page