Traqueostomía en pediatría

Actualizado: mar 31


¿Qué pasa cuando un bebé o un niño tiene tiene que estar mucho tiempo con asistencia para poder respirar?. En este post les contamos qué es una traqueostomía, porqué algunos niños/as la necesitan, cuáles son sus complicaciones y qué requieren para un adecuado manejo de ella.

¿Qué es una traqueostomía?


La traqueostomía (TQT) es una técnica que consiste en colocar un tubo en la tráquea para asegurar una ventilación adecuada. Para esto, se crea quirúrgicamente un agujero en la parte anterior del cuello, por donde pasa la tráquea. En palabras simples, es un método que se usa cuando el niño/a no puede utilizar su propio sistema respiratorio para suplir su necesidad ventilatoria. Es un procedimiento invasivo que "abre" la vía aerea (que es estéril) medio exterior. Si bien tiene riesgos y complicaciones asociadas, es una medida necesaria cuando el niño/a no puede respirar de otra manera.

¿Cuándo se hace necesario hacer una TQT?


Un niño o bebé puede requerir una TQT por varias razones distintas, pero a grandes rasgos, existen dos causas principales: (1) que el niño/a necesite ventilación mecánica por un tiempo prolongado, o (2) que exista una obstrucción de la vía aérea superior.

La obstrucción de las vías aéreas superiores puede suceder por varias razones; debido a la parálisis bilateral de las cuerdas vocales, la estenosis de tráquea o laringe, una infección, un traumatismo o un quiste o tumor. Una traqueostomía proporciona una vía alternativa para que el aire evite las vías respiratorias superiores y entre a los pulmones "saltándose" la región obstruída.

En otros casos, la TQT se realiza debido a que el niño necesita constantemente del soporte de un ventilador mecánico para poder respirar. Como podrás saber, estar conectado a un ventilador mecánico requiere estar intubado -tener un tubo dentro del sistema respiratorio-, lo cual a largo plazo tiene altísimos riesgos y complicaciones asociadas. En estos casos, la TQT es la alternativa.

A esta causa -necesidad de ventilación mecánica prolongada- se asocian enfermedades neuromusculares, hernias diafragmáticas, broncomalacia, cardiopatías o enfermedades pulmonares crónicas. Una traqueostomía permite que se utilice un ventilador sin una cánula de respiración que pase por la boca o la nariz (cánula endotraqueal). Para la ventilación de largo plazo, se considera que una traqueostomía es más segura y más cómoda que una cánula endotraqueal.

¿Es permanente una traqueostomía? Para la mayoría de los niños la traqueostomía no es permanente. El tiempo que se deja depende del paciente individual y de la razón por la que se colocó en un inicio. Sin embargo, desde el momento en que se pone una TQT, todo el equipo de salud debe tener en mente que la próxima meta en el camino es lograr que el niño respire por sí mismo y poder dejar la TQT.

Aunque algunas cánulas de traqueostomía se dejan durante meses o incluso años, muchas son temporales y se pueden quitar después de un período más corto de tiempo. Tras quitar la cánula de la traqueostomía (proceso que se llama decanulación), a menudo el orificio se cierra solo. Si no se cierra solo, el orificio se puede cerrar con una cirugía.

¿Cuáles son las complicaciones asociadas?


El manejo de niños con TQT puede ser seguro y con baja mortalidad (0 a 3,6%). Sin embargo, existen complicaciones asociadas que potencialmente pueden producir consecuencias graves y/o fatales. A continuación les contamos brevemente de las complicaciones más frecuentes.

  • Desplazamiento-obstrucción, decanulación accidental: Son complicaciones graves y potencialmente fatales que pueden ocurrir en cualquier momento. Básicamente es: que la cánula se tape, o accidentalmente se salga.

  • Estenosis traqueal: La tráquea -por diversos motivos posibles- se estrecha hasta dificultar el paso del aire. Los síntomas son tos, dificultad para eliminar secreciones, disnea y estridor.

  • Infecciones: Al realizar una TQT la vía aérea queda desprovista de importantes mecanismos de defensa que tiene naturalmente la vía aérea superior, por lo que la TQT predispone a una rápida y frecuente colonización bacteriana.

¿Necesita el bebé o niño estar hospitalizado?


Si el cuadro de base (o su "problema principal") aún no se resuelve y el niño/a está inestable, completando tratamientos médicos, o con complicaciones, sí. Si embargo, uno de los mayores beneficios de una TQT es que el niño puede continuar con los cuidados respiratorios en su propio hogar. De hecho, un estudio realizado en nuestro país afirma que "el manejo crónico de niños con TQT debe ser realizado en su hogar". Además menciona que en diversos estudios internacionales se ha visto que en el manejo domiciliario, las complicaciones de la TQT pueden ser evitadas o minimizadas, con la adecuada guía y supervisión segura de un equipo experimentado multidisciplinario, junto a cuidadores debidamente capacitados.

Trabajo en Equipo


El manejo -tanto en el hospitalizados como en la casa- de los niños con TQT es un desafío para los equipos de salud que requiere de un trabajo coordinado e interdisciplinario entre pediatra, otorrinolaringólogo, broncopulmonar, gastroenterólogo, enfermera, kinesiólogo, fonoaudiólogo, psicólogo y asistente social.

El horizonte siempre debe ser una posible decanulación a futuro, y trabajar a diario para acercarse a esa meta. Si la decanulación no es posible, lo importante es maximizar la prevención de complicaciones asociadas y al mismo tiempo, buscar alternativas que le permitan al niño/a la máxima funcionalidad posible y normalidad en su desarrollo.

La educación a los padres y cuidadores es un punto fundamental en mandar a un niño para la casa con una TQT, y debe comenzar antes incluso de que el procedimiento sea realizado. Se les debe explicar claramente a los padres y/o cuidadores porqué se está haciendo en su caso en particular, cómo es el procedimiento, y cómo respirará el niño una vez hecho éste. Después, deben recibir educación sobre los cuidados básicos de la cánula, cuidados del ostoma (agujero en la piel que conecta con la tráquea), técnicas de aspiración y cambios de cánulas. Luego que los padres han logrado estas habilidades deben entrenarse en reanimación cardiorrespiratoria y toma de decisiones apropiadas frente a complicaciones.

Referencias

Tracheostomy in children with severe neurological impairment: A single-centre review. Journal of Paediatric Respirology and Critical Care. Volume 11 No. 4, December 2015

Cuidados de niños con traqueostomía. Paz. F, Zamorano. A, Paiva. R, Moscoso, G. 2008, ISSN 0718-3321. Revista Neumología Pediátrica.

Preventing Complications of Pediatric Tracheostomy Through Standardized Wound Care and Parent Education. JAMA Otolaryngol Head Neck Surg. 2016;142(10):966-971.


133 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?