top of page

Hablar sin Miedo: Mutismo Selectivo en Niños y Niñas. ¿Qué es, por qué ocurre y cómo superarlo?

Imagina una situación en la que tu hijo es extrovertido y hablador en casa, pero cuando llega al colegio o se encuentra en situaciones sociales, se queda en silencio, incapaz de articular palabra alguna. Este comportamiento puede ser confuso y preocupante para los papás, pero es importante saber que podría tratarse de un trastorno conocido como "mutismo selectivo". En este artículo, vamos a explorar en profundidad qué es el mutismo selectivo, cómo detectarlo, por qué ocurre y cómo podemos abordarlo con empatía y comprensión, desde el enfoque de Atención Temprana.


niña preocupada y con ansiedad por tener que hablar
Si bien el mutismo selectivo es un trastorno poco común, su impacto es significativo
¿Qué es el mutismo selectivo?

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad social que puede tener un impacto significativo en la vida de los niños y sus familias. Es un trastorno en el cual un niño es capaz de hablar y comunicarse en ciertos entornos familiares, como en casa, pero es incapaz de hacerlo en situaciones sociales, como la escuela o eventos sociales. Según datos recientes, aproximadamente el 1% de los niños en edad escolar experimentan mutismo selectivo en algún momento de sus vidas. Estas estadísticas subrayan la importancia de comprender y abordar este trastorno de manera efectiva.


¿Cómo se manifiesta el mutismo selectivo en niños y niñas?

Esta limitación en la comunicación puede manifestarse de diferentes maneras, desde una negativa persistente a hablar hasta una comunicación extremadamente limitada en contextos específicos.


👉 Silencio en Situaciones Sociales: El rasgo más distintivo del mutismo selectivo es que el niño permanece en silencio en situaciones sociales donde se espera que hable. Esto puede incluir situaciones en el jardín infantil, colegio, reuniones familiares, consultas médicas o interacciones con personas no familiares. El niño puede evitar responder a preguntas directas o incluso evitar el contacto visual.

👉 Comunicación Limitada: Cuando un niño con mutismo selectivo se ve obligado a comunicarse en situaciones sociales, su comunicación tiende a ser extremadamente limitada. Pueden responder con monosílabos o frases muy cortas, a menudo en un tono de voz muy bajo o susurrante. La limitación en la comunicación puede dificultar la expresión de sus necesidades o deseos.

👉 Hablar en Entornos Familiares: A diferencia de las situaciones sociales, en casa o en entornos familiares, los niños con mutismo selectivo suelen ser capaces de hablar con comodidad y normalidad. Pueden comunicarse con sus padres, hermanos u otros miembros de la familia sin problemas aparentes.

👉 Ansiedad Manifiesta: Muchos niños con mutismo selectivo muestran signos evidentes de ansiedad en situaciones sociales. Pueden experimentar temblores, sudoración excesiva, palpitaciones o incluso llanto cuando se sienten presionados para hablar. La ansiedad es una parte central de este trastorno.

👉 Conductas de Evitación: Para evitar situaciones sociales incómodas, algunos niños con mutismo selectivo pueden desarrollar conductas de evitación. Esto puede incluir esconderse detrás de sus padres, evitar el contacto visual con personas no familiares o buscar maneras de escapar de situaciones sociales.

👉 Limitaciones en el jardín infantil/colegio: El mutismo selectivo puede tener un impacto significativo en el rendimiento académico del niño. Pueden tener dificultades para participar en clases, responder a preguntas de maestros o interactuar con sus compañeros. Esto puede llevar a un bajo rendimiento escolar.

👉Interacciones con Pares: En las interacciones con sus pares, los niños con mutismo selectivo pueden ser percibidos como extremadamente tímidos o incluso como si no quisieran participar en actividades grupales. Pueden tener dificultades para hacer amigos y para desarrollar relaciones sociales saludables.


niña ansiosa por sociabilizar con otros niños
Por los estereotipos de género, usualmente la pesquisa en niñas demora un poco más que en niños, dado que suelen considerarse por naturaleza más tímidas e introvertidas

Es importante destacar que el mutismo selectivo no es una elección consciente del niño. En cambio, es un trastorno de ansiedad que limita su capacidad para hablar en situaciones sociales específicas. Si bien el mutismo selectivo puede afectar tanto a niños como a niñas, a menudo se observan algunas diferencias en la manera en que se manifiesta y en cómo se percibe en ambos géneros.

  • Niños: En general, se ha observado que los niños con mutismo selectivo pueden mostrar más conductas externalizadas de ansiedad, como llanto, temblores o muestras de resistencia activa al hablar en situaciones sociales. También pueden ser más propensos a mostrar comportamientos de evitación evidentes, como esconderse detrás de sus padres.

  • Niñas: Las niñas, por otro lado, tienden a mostrar conductas internalizadas de ansiedad, como inhibición más silenciosa y ansiedad interiorizada. Pueden ser más propensas a mantenerse calladas y evitar el contacto visual o situaciones sociales sin mostrar signos externos de ansiedad tan evidentes como los niños.

Por otro lado, existe la posibilidad de que los estereotipos de género influyan en la percepción y pesquisa del mutismo selectivo. Los niños suelen ser alentados a ser más extrovertidos y comunicativos, mientras que las niñas pueden recibir menos atención cuando son tímidas o calladas. Esto podría llevar a que los síntomas del mutismo selectivo en las niñas sean pasados por alto o atribuidos a la timidez.


🔎 Por Qué Ocurre el Mutismo Selectivo: Teorías y Factores Causales

El mutismo selectivo es un trastorno intrigante que ha sido objeto de estudio y debate en la comunidad científica. En general, se cree que está relacionado con la ansiedad social y puede ser desencadenado por diversas situaciones estresantes, cambios en la vida del niño o incluso una predisposición genética. Es crucial comprender que no es culpa del niño ni de los padres, y definitivamente no es un comportamiento de rebeldía, aunque pueda parecer que sí lo es. Aunque no existe una única causa conocida, se han propuesto varias teorías y factores relacionados que pueden contribuir a su desarrollo. A continuación, profundizaremos en algunas de estas teorías y factores:


Teoría de la Ansiedad Social: La teoría más ampliamente aceptada sugiere que el mutismo selectivo está estrechamente relacionado con la ansiedad social. Los niños con mutismo selectivo a menudo experimentan niveles extremos de ansiedad en situaciones sociales, lo que les impide hablar. Esta ansiedad puede estar relacionada con el temor al juicio de los demás, el miedo a hacer el ridículo o la preocupación por no cumplir con las expectativas.

Predisposición Genética: Se ha observado que el mutismo selectivo tiende a ocurrir en familias, lo que sugiere una predisposición genética. Los niños cuyos padres o parientes cercanos han experimentado trastornos de ansiedad pueden tener un mayor riesgo de desarrollar mutismo selectivo.

Factores Ambientales y Estresantes: Los cambios significativos en la vida de un niño, como mudanzas, divorcios, la llegada de un nuevo hermano o hermana, o eventos traumáticos, pueden desencadenar o exacerbar el mutismo selectivo. Estos factores estresantes pueden contribuir al aumento de la ansiedad y la inhibición de la comunicación en situaciones sociales.

Temperamento Introvertido: Los niños con temperamentos naturalmente introvertidos o tímidos pueden ser más propensos a desarrollar mutismo selectivo. Si un niño es inherentemente reservado y se siente incómodo en situaciones sociales, es más probable que experimente ansiedad en estas circunstancias.

Comorbilidad con Otros Trastornos: El mutismo selectivo a menudo coexiste con otros trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad generalizada o el trastorno de pánico. Esta comorbilidad sugiere una conexión entre estos trastornos y el mutismo selectivo.

Factores de Aprendizaje: En algunos casos, el mutismo selectivo puede estar relacionado con experiencias de aprendizaje. Si un niño ha tenido experiencias negativas o reacciones desfavorables al hablar en público, puede desarrollar un temor condicionado que contribuye al mutismo selectivo.

Problemas de Comunicación Temprana: Algunos niños con mutismo selectivo pueden haber experimentado dificultades en el desarrollo temprano del habla y el lenguaje. Estas dificultades pueden haber llevado a la inseguridad en la comunicación, lo que a su vez contribuye a la ansiedad en situaciones sociales.

Es importante destacar que estos factores no actúan de forma aislada, y la interacción entre ellos puede variar de un niño a otro. Además, la investigación sobre el mutismo selectivo continúa avanzando-


¿Cuándo Deberíamos Sospechar y cómo se diagnostica?

El mutismo selectivo a menudo pasa desapercibido o se confunde con timidez extrema, especialmente en las niñas. Es fundamental que los padres y cuidadores estén alerta a los siguientes signos:

  • Evitar hablar en situaciones sociales, como en la escuela, fiestas o eventos.

  • Comunicación limitada en la escuela o con personas no familiares.

  • Capacidad para hablar en casa con comodidad y normalidad.

  • Manifestación de ansiedad evidente, como temblores, sudoración excesiva o llanto, en situaciones sociales.

El diagnóstico del mutismo selectivo generalmente se realiza por un profesional de la salud mental especializado en trastornos infantiles, como un psicólogo o un psiquiatra infantil. El proceso de diagnóstico es exhaustivo e incluye:

  • Entrevistas exhaustivas con los padres y el niño para recopilar información detallada sobre el comportamiento.

  • Observación directa del niño en diferentes entornos, como en la escuela y en situaciones sociales.

  • Evaluación de otros trastornos de ansiedad u otras condiciones médicas que puedan estar contribuyendo al mutismo selectivo.

mamá jugando con hijo, contentos y sonrientes
Es clave entender este trastorno y fomentar en los padres la paciencia, constancia, y contención de su hijo/a.
Cómo Abordar el Mutismo Selectivo con Empatía
  • Consultar a un profesional: Busca la ayuda de un psicólogo o psicóloga con experiencia (ideal formación) en trastornos de ansiedad en niños. Un enfoque individualizado es fundamental, ya que cada niño es único y sus necesidades varían.

  • Crear un ambiente de apoyo: Fomenta un entorno en casa que sea seguro, amoroso y de apoyo. Evita la presión para que el niño hable y permite que se comunique a su propio ritmo. Asegúrate de que se sienta escuchado y comprendido.

  • Terapia de exposición gradual: Los terapeutas especializados pueden utilizar técnicas de exposición gradual para ayudar al niño a enfrentar situaciones sociales temidas de manera progresiva y cómoda. Esto puede incluir juegos de rol o ejercicios prácticos que reduzcan la ansiedad.

  • Colaboración con el colegio: Trabaja en estrecha colaboración con los maestros y el personal escolar para crear un plan de apoyo individualizado que aborde las necesidades específicas de tu hijo en el entorno escolar. La comunicación abierta con la escuela es fundamental.

  • Educar sobre el trastorno: Comparte información sobre el mutismo selectivo con amigos, familiares y profesionales que interactúan con tu hijo. La educación puede promover la comprensión y el apoyo necesarios para el niño.

  • Fomentar la paciencia: Recuerda que el progreso puede ser lento. Celebra cada pequeño paso hacia la comunicación en situaciones sociales, por pequeño que parezca. La paciencia y el apoyo constante son clave.



121 visualizaciones

Comments


bottom of page