Masaje Infantil: Lo que debes saber

Actualizado: abr 3


Los niños necesitan ser tocados, acariciados y sostenidos. En las interacciones del día a día y el juego esto se va dando de forma natural, pero en este post les contaremos sobre el masaje infantil, una actividad tremendamente poderosa para concectarnos con el bebé y que tiene grandes beneficios.

El masaje infantil existe desde hace mucho tiempo. En varias culturas, dar masaje a los bebés es un arte que se ha transmitido de generación en generación. Para algunos padres esto puede nacer de forma intuitiva, pero para otros no, siendo eso completamente normal. ¿Porqué es tan bueno hacerle masaje a los bebés? Les contamos a continuación.

El tacto es el primer sentido en desarrollarse durante la gestación. Tan temprano como a las 8 semanas de vida, la zona alrededor de la boca ya tiene receptores cutáneos sensibles al tacto. A las 20 semanas, toda la piel del feto es está cubierta por estos receptores. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es el que nos conecta con el mundo exterior.

En los primeros meses de vida, el tacto es la principal forma de conexión con el mundo y a través de la cual los bebés conocen el entorno. La mamá acaricia instintivamente al bebé, existe mucho contacto piel a piel durante la lactancia, y al sostenerlo y abrazarlo el bebé se calma. Por estas razones, el tacto es esencial para el desarrollo fisiológico y emocional del bebé. El niño necesita ser tocado, para descubrir su cuerpo y lo que pasa alrededor. El contacto con su madre/padre/cuidador le entrega contención y lo ayuda a sentirse seguro y valorado. Sin ir más lejos, según el antropólogo Dr. Ashley Montagu: “Los seres humanos no pueden sobrevivir sin el tacto; es una necesidad básica”.

¿Porqué se habla tanto del masaje infantil?

El masaje infantil es una experiencia tanto para el que da el masaje como para quién lo recibe. Éste permite generar un contexto de intimidad y de comunicación no sólo a través del tacto, sino que también a través de

la mirada, olores y sonidos. Como podemos imaginar, en este espacio cercano entre los padres y el bebé, se fomenta y fortalece la relación entre ellos. ¿Sabían que durante el masaje se favorece la liberación de hormonas como la oxitocina? (la misma que se libera durante el parto y la lactancia) Ésta hormona es la llamada "hormona del amor" ya que facilita el vínculo de apego, ayudando a generar las bases para una relación afectiva sólida y de calidad.

El masaje infantil es una forma de comunicación, en la que los bebés reciben cariño y que ayuda a los padres a comprender mejor a su bebé. Puede ser al principio difícil "leer" las señales del niño, pero el masaje facilita este proceso al estar en contacto directo, haciéndole más amigable a los padres la tarea de comprender las necesidades de su bebé en un momento en particular.

Como si lo anterior no fuera poco, el masaje en los bebés mejora los patrones de sueño (¡¿A qué padres no les encanta ese beneficio?!), relaja y disminuye el estrés, reduce la hipersensibilidad y fortalece el sistema inmunológico. Además ayuda a calmar dolores por cólicos y de crecimiento, estimula el desarrollo del lenguaje y permite una mejor integración sensorial (pueden leer qué es la integración sensorial aquí) entre muchos otros beneficios.

Los padres o cuidadores que realizan el masaje también se ven beneficiados de esta experiencia; En ellos mejora la autoestima y confianza, estimula la lactancia materna, disminuye la depresión postparto, reduce el estrés y promueve el vínculo y apego seguro con su bebé.

Investigaciones recientes han demostrado además beneficios en el caso de bebés con necesidades especiales, como en bebés prematuros. Se ha visto que en éstos bebés, el masaje los ayuda a ganar peso más rápidamente y los ayuda en su capacidad de auto organización.

¿Cómo se debe hacer?

El masaje debe darse en un ambiente tranquilo, en un contexto de respeto e intimidad. El bebé debe estar dispuesto a recibir el masaje, para que éste sea un momento placentero para ambos. La idea es que sea algo para disfrutar y conectarse, no que se convierta en una tarea que se imponga al niño ni a los padres. Hay muchas maneras de hacerle masaje a tu hijo/a, pero las claves son simples y pueden ser aprendidas por cualquiera que esté interesado.

Si quieres aprender más sobre el Masaje Infantil y sobre cómo realizarlo, ¡contáctate con nosotras! Pronto tendremos más información sobre Talleres de Masaje Infantil, para que puedas aprender sobre esta maravillosa herramienta y disfrutar de un momento para ti y tu bebé.


23 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?