Cuando pronunciar "mal" dificulta el habla: Dislalia

Actualizado: abr 5

La dislalia es el trastorno del habla más común en la niñez. Cuando los niños/as están aprendiendo a hablar, es normal que hayan dificultades con algunas letras o sonidos, y que los sustituyan por otros o los eliminen al hablar, pero a medida que van creciendo y practicando, lo típico es que estos "errores" de pronunciación de vayan corrigiendo por sí solos. Cuando pasada cierta edad persisten estas dificultades, empezamos a llamarlas dislalias.

La dislalia consiste en un error sistemático y consistente en la articulación de uno o más fonemas. ¿Qué significa que tiene que ser sistemático y consistente?. Qué el fonema siempre tiene que estar ausente y tiene que haber el mismo error. No estamos frente a una dislalia cuando el niño/a pronuncia la palabra bien la mayor parte del tiempo y a veces se salta un fonema, por ejemplo.

Las dislalias se clasifican según su etiología. Hay 4 tipos:

1. Dislalia evolutiva: Esta dislalia no corresponde a una alteración ya que va con el proceso madurativo del niño. Para determinar si una dislalia es evolutiva es importante saber la edad de adquisición de los fonemas. Si un niño a los 3 años no dice el fonema /rr/ está bien para su edad por lo que sería una dislalia evolutiva que no requiere tratamiento. (A continuación les dejamos la tabla de adquisición de los fonemas de un estudio realizado por Susaníbar, Huamaní y Dioses en el 2013.

2. Dislalia audiógena: Esta dislalia ocurre en niños con una mala percepción auditiva. En general con hipoacusias (disminución de la capacidad auditiva) leves a moderadas. En general los fonemas que más se ven alterados en este caso son la /s/, la /ch/ y la /f/ entre otros, pero va a depender de cada niño.

3. Dislalia orgánica: Es una alteración en la articulación causada por anomalías en los órganos fonoarticulatorios (labios, lengua, articulación temporomandibular, paladar, dientes, nasal). Dependiendo del lugar de la anomalía se ven distintos fonemas afectados. Por ejemplo, una alteración labial, por alteración en la forma, movilidad o fuerza de los labios hace que puedan estar alterados los fonemas /b/, /p/, /m/, /o/, /u/.

Estas anomalías se pueden deber a distintas causas por lo que es importante derivar a tiempo y hacer una evaluación a profundidad de las estructuras orales y ver si la anomalía es por un mal hábito oral, por una anomalía dentomaxilar o por una alteración en el frenillo lingual o una fisura labial o labiopalatina.

4. Dislalia funcional: En este caso, la alteración de la articulación se presenta en ausencia de una alteración orgánica o pérdida auditiva. Es decir, el niño/a escucha bien, tiene sus órganos fonoarticulatorios indemnes, pero por alguna razón, no "funcionan" de la manera adecuada para producir uno o varios sonidos del habla. Se presenta por diversas causas como dificultad en la precisión de los movimientos, incapacidad de reconocer el punto articulatorio, dificultad en la discriminación auditiva, entre otras causas.

Es importante que frente a la sospecha de un trastorno de la articulación un fonoaudiólogo realice una evaluación completa del niño para diagnosticar y tratar al niño a tiempo.

¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?