Domingo de Comunidad: Mi hijas nacieron Prematuras

Actualizado: abr 3


Cuéntanos cómo fue tu embarazo y parto, a las cuántas semanas nacieron tus hijas y por qué fueron prematuras, cuánto tiempo estuvieron en la unidad de neonatología, etc.

Mi embarazo fue gemelar. Por tanto al enterarme de tal condición me asusté harto. Sabía que era un embarazo de alto riesgo. En general el curso del embarazo fue muy bueno, pero al sexto mes una de las mellizas comenzó a crecer menos. Tuve un embarazo con gemelas discordantes, donde una crecía ok y la otra cada vez crecía menos. A la semana número 33 tuvieron que interrumpir mi embarazo. No sé si para bien o para mal, no tenía idea lo que implicaba la condición de prematurez, asíque estaba feliz y tranquila al momento del nacimiento.

Al nacer la que tenía más peso estuvo dos semanas en la neo y la más pequeña un mes y medio aproximadamente. Gracias a Dios casi no tuvieron complicaciones.

¿Cómo fue tu experiencia durante esas semanas o meses que tus hijas estuvieron en la "Neo"?, ¿Qué sentías, cómo era la dinámica familiar?

Ufff fue una experiencia muy difícil. Fue muy impactante ver a mis dos hijas llenas de cables, pequeñitas, llenas de monitores que sonaban. Ahí comencé a asustarme de verdad, me daba pena mirarlas. Cuando llegaban visitas a la clínica no tenía muchas ganas de verlas ni conversar, ya que estaba preocupada y triste por mis hijas. Pasaba el día entero ahí . Era raro, porque si bien eran mis hijas, era muy rara la sensación de que los que las cuidaban no era yo, sino los médicos y enfermeras.

En un principio no me dejaron tomarlas, sólo podía tocarlas en la incubadora. Luego una amiga me insistió acerca de la importancia del apego temprano y solicité poder tomarlas.

Si tuviera que describir en una palabra como fue esta experiencia, diría que dura e higiénica. Parecía que lo más importante era la higiene y cuidados médicos...lo cual repercutió de manera importante en mi maternidad posterior.

¿Consideras que el equipo de salud te otorgó una adecuada atención?

Sí y no. El equipo era muy capaz ,y desde el punto de vista médico lo hicieron perfecto. Desde el punto de vista psicológico no tuve ninguna ayuda, y hoy con la distancia creo que fue una falta vital. La kinesióloga del equipo intentaba cumplir ese rol, pero no era suficiente, ella debía hacerse cargo de otros temas.

¿Sientes que recibiste la suficiente información sobre los procesos y apoyo?

No. Creo que faltó mucho. Lo que más claro me dejaron fue todos los resguardos que debía tomar para cuidar a mis hijas, sobre todo una vez iniciado el invierno.Todo obviamente desde un prisma médico, pero no psicológico.

¿Qué crees que te habría faltado -a tí o a tu familia- para enfrentar de mejor manera esta experiencia?

Apoyo psicológico, alguien que me explicara lo que vendría después y cómo enfrentarlo. Más contención, más tiempo para explicar todo lo que conlleva la prematurez en el amplio sentido de la palabra. No todos los niños son iguales. Uno ve cosas bastante impactantes en la neo y eso genera mucha aprehensión en uno como madre.

¿Cuál sientes que ha sido el mayor desafío de tener un bebé prematuro?

Hoy mis hijas ya son grandes, tienen 7 años y claramente la parte del cuidado intensivo "pasó" desde el punto de vista teórico, pero es difícil dejar ese rol cuando todos los primeros años eso fue elemental. Una de mis pequeñas contrajo el Sincicial al año y medio y fue fatal, estuvo 8 días grave en la UCI, lo cual fue muy traumático para mí y mi marido.

Creo que uno se transforma como una mamá enfermera o médico. Todo el día pendiente evitando contagios he intentando promover lo mejor para los hijos, pero olvidando las necesidades emocionales y psicológicas de ellos para su normal desarrollo. La importancia de salir a descubrir el mundo, más allá de la higiene y medicalización de la crianza con que uno se ve impregnado. Esto último creo que ha sido por lejos uno de mis mayores desafíos.

Otro tema es que los hitos del desarrollo no se dan por sí solos. Todo requiere de un trabajo y de ayuda externa. Ejemplo el gateo, el caminar requieren de la ayuda de una kine que nos va orientando acerca de qué y cómo debemos ayudar a nuestro hijo en esto. Esta parte es bastante agotadora, ya que más allá de los cuidados básicos hay que estar atento y trabajando para permitir que nuestros hijos tengan un desarrollo sano o de acuerdo a lo esperado.

¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?