Infecciones Respiratorias en los Niños: Mejor Guía para Prevenir

Entrando en los meses de invierno, el peor temor de los padres es que sus hijos se "peguen" algún bicho respiratorio. Hoy más que nunca, es fundamental que sepamos cómo prevenir las infecciones respiratorias y porqué las medidas son tan importantes. En este post te contamos cómo prevenir bien este invierno.

¿Por qué se habla tanto de las IRA?

Si bien en general las infecciones respiratorias agudas (IRA) en los niños se dan como cuadros cortos de gravedad leve, hay casos en que esta situación se agrava y es necesario recurrir a servicios de urgencia, e incluso hospitalizar. Además, es un tema prioritario en materia de salud pública y privada debido a la magnitud del problema. Miles y miles de bebés y niños al año se contagian y, además de sobrecargar el sistema sanitario, lo pasan bastante mal (y peor los padres).


¿De qué se tratan?

La IRA más común es el resfrío, pero existen otras más complicadas como el Síndrome Bronquial Obstructivo (SBO) y la neumonía, la que puede llegar a ser incluso mortal, siendo esta la principal causa de muerte infantil prevenible en nuestro país y Latinoamérica. Esta cifra va en progresiva disminución debido al Programa IRA del MINSAL y las ya conocidas “Campañas de invierno”, donde los kinesiólogos tienen un rol fundamental. En promedio un niño puede llegar a presentar entre 3 y 6 episodios anuales de infecciones respiratorias, lo que va disminuyendo su frecuencia con el aumento de edad del niño.


¿De qué depende si mi hijo/a se contagia o no?

Existen factores de riesgo del niño y del ambiente en que desenvuelve, que hablan de una mayor probabilidad de presentar un episodio de Infección Respiratoria Aguda, por lo que es importante tenerlos en cuenta. Entre más factores de riesgo presentes, mayor es el riesgo de contagio.


¿Por qué aumentan las infecciones respiratorias en invierno?

En esta época las IRA aumentan explosivamente, pero ¿por qué?, ¿qué tiene el invierno que hace que los niños y adultos se enfermen más?.

No es el frío el que directamente enferma más a las personas, si no que este hace más vulnerables a los mecanismos de defensa contra los virus y bacterias, que tenemos en nuestra nariz y boca, por lo que el virus o bacterias tienen más posibilidades de colonizar nuestro cuerpo y así enfermarnos. Además, en invierno es común que estemos en espacios cerrados y poco ventilados, lo que genera una mayor circulación de virus y mayores posibilidades de contagio.

Sumado a esto, en Chile la contaminación atmosférica también favorece las enfermedades respiratorias, ya que las partículas contaminantes irritan las vías respiratorias y así también hacen más vulnerable a nuestro sistema de defensa.

Por otro lado, los niños todavía están desarrollando su sistema inmune, por lo que sus defensas contra ciertos tipos de virus aún no están maduras y estos los afectan más que a los adultos.

Y ¿cómo prevenimos?

Aquí te damos unos tips de cómo prevenir que se enfermen tus niños.

  • Vacuna: Cuando los niños son vacunados no se evita en un 100% que se enferme, pero sí hace que los síntomas que pueda generar ese virus sean más suaves y mas complicaciones menos graves.

  • Limita la exposición: Ojalá no visiten casas con personas enfermas e intenta evitar lugares cerrados con mucha gente y poca ventilación, como el mall o el supermercado.

  • Lavado de manos: Lo hemos escuchado hasta el cansancio estos últimos meses, y es que es LA medida clave para prevenir infecciones respiratorias. Está demostrado que lavarse las manos es una medida efectiva para evitar la transmisión de virus y bacterias, por lo tanto hay que tomarse el tiempo de hacerlo un hábito también en los niños.

  • Evita propagar: Al estornudar hazlo con el antebrazo y codo, no con la mano. De esta forma, los gérmenes tendrán menos posibilidad de llegar a otro objeto o persona.

  • Ventilación: Ventila los espacios de tu casa por al menos 10 minutos diarios y mantén las cortinas abiertas en horas de sol. Al renovar el aire se eliminan los virus depositados en superficies y la luz solar es capaz de destruir una gran cantidad de gérmenes.

  • Limpia juguetes: Con frecuencia limpia juguetes y objetos de uso compartido, y busca evitar por esta temporada los que son difíciles de desinfectar, como peluches o juguetes de tela.

  • Evita cambios de temperatura: Como ya dijimos, el frío disminuye los mecanismos de defensa de la nariz y boca. Además, si se abrigan demasiado, los niños sudan y luego el sudor se enfría, generando cambios bruscos en la temperatura corporal.

  • Casa limpia: El humo de cigarro es una agresión directa a las vías respiratorias de todos los que están alrededor del fumador. Este humo inflama las vías y hace que las defensas que tienen respondan de peor manera.

  • Calefacción limpia: Prefiere las estufas eléctricas, si no es posible las estufas de combustión como gas y parafina, y finalmente busca evitar la calefacción a leña o carbón, ya que los gases de éstas actúan igual que el humo del cigarro en las vías respiratorias.

  • Pro lactancia: Está demostrado que la lactancia materna protege de las infecciones respiratorias y ayuda al correcto desarrollo del sistema inmunológico, lo que otorga protección a largo plazo.

  • Alimentación óptima: Una alimentación adecuada y variada es un factor protector frente a múltiples enfermedades. El cuerpo necesita los nutrientes, vitaminas, minerales y probióticos para fortalecer sus defensas.

  • Si ya están enfermos... Evita enviarlos al jardín, colegio o sala cuna, ya que pueden contagiar a otros niños.

  • Si tu hijo es alérgico...Debe continuar su tratamiento dado por el especialista durante todo el invierno

  • Ojo con la automedicación: Es importante saber que la mayoría de las infecciones respiratorias de los niños son virales y los virus NO SE MUEREN con antibióticos, sólo se tratan sus síntomas. El uso de antibióticos de forma indiscriminada puede ser incluso más dañino al generar resistencia, lo que significa que las bacterias que antes morían con ese antibiótico ya no lo hacen y requieren medicamentos más fuertes si es el caso.

¡Todos a PREVENIR! Si tienes preguntas al respecto, o requieres kinesioterapia respiratoria para tu bebé, no dudes en contactarnos. Vamos a domicilio en la mayor parte de Santiago y es reembolsable por Isapres.

crecerdecolores@gmail.com

+569 96971488

Referencias:

Astudillo, P. "Norma Técnica Para el Manejo de las Enfermedades Respiratorias del

Niño” 2003. MINSAL.

Heather Strain Henkes. "Cómo prevenir y abordar enfermedades respiratorias". Material de apoyo, Programa Chile Crece Contigo. MINSAL.

Universia. Cómo prevenir las enfermedades respiratorias. 2016.

24 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?