Importancia del Juego

Actualizado: abr 3


¿Te has preguntado alguna vez porqué los niños juegan? Probablemente no, ya que es algo tan natural e innato a ellos que simplemente no nos llama demasiado la atención. Pero el juego tiene enormes implicancias en el desarrollo infantil, a pesar de que podamos pensar que es simplemente la forma de los niños de pasar el tiempo y entretenerse. En este post te contamos cómo el juego impacta en los niños, porqué es tan importante, y qué sucede cuando un niño juega.

Por mucho tiempo se pensó que el juego era simplemente un pasatiempo de los niños, una forma sin sentido de gastar el tiempo y energía. Como las necesidades básicas son aseguradas por los padres, se pensaba que el juego era la forma en que los niños "liberaban" su energía restante. Sin embargo, hoy en día sabemos mucho más y la mirada es bastante diferente.

El juego es la ocupación de los niños, es su tarea principal. No nos referimos a "tarea" como una obligación que deben cumplir, si no como su actividad favorita. Además, más allá de ser su principal tarea, el juego es una necesidad en los niños: tal como necesitan comer, tener abrigo y cariño, necesitan jugar.

El tiempo que los niños pasan jugando es fundamental para su desarrollo integral ya que les permite conocer el mundo y prepararse para las habilidades que van a requerir en años posteriores. El juego les permite a los niños practicar, elaborar y perfeccionar habilidades antes de que éstas se hagan necesarias para la vida de adolescentes y adultos.

Desde las corrientes del psicoanálisis, se ha planteado que a través del juego los niños son capaces de entender situaciones difíciles o dolorosas, y de encontrar maneras de sustituir sentimientos negativos por positivos. Además, el juego está involucrado en el desarrollo de la personalidad, fomenta las relaciones con otros.

Según otros científicos, el juego es una gran herramienta para facilitar el desarrollo mental y cognitivo de los niños. En este sentido, cuando un niño juega una y otra vez por ejemplo a tomar repetidamente de una tacita, realmente está practicando la coordinación entre los ojos y las manos, y desarrollando habilidades sensoriomotoras. Al mismo tiempo, está practicando comportamientos que son aceptados socialmente, de modo que puedan actuar apropiadamente según cada situación.

Otros estudiosos del tema, han planteado que el juego es un medio para los niños para aprender a autorregularse y desarrollar funciones cognitivas superiores, ya que en el juego comienzan a aprender la distinción entre los pensamientos y las acciones, Es decir, cuando un niño dice "hagamos como que esta pelota es una manzana...", el pensamiento de pretender es lo que guía el juego, y no los objetos mismos. Esto es sumamente importante ya que es lo que llamamos Juego Simbólico y es el precursor del pensamiento abstracto.

De esta manera, el juego permite tranformar la realidad y crear formas simbólicas de representar y entender el mundo, algo que justamente los niños están comenzando a hacer.

Creatividad

El juego, en escencia, es libre, espontáneo y altamente promotor del uso de la creatividad. Cuando le entregamos un conjunto de objetos/juguetes a un niño, esperamos (a cierta edad) que el niño juegue con los elementos en formas variadas; los puede combinar, agrupar, organizar, separar, etc. Pero lo importante es que el niño invente nuevos usos para los elementos, o los utilice en una manera distinta a la que el adulto le mostró. Esto refleja la práctica de habilidades cognitivas y mentales durante el juego, demuestra que ese niño está encontrando soluciones a problemas y está "pensando fuera de la caja". De esta manera, podemos decir que el juego genera un ambiente, una actitud lúdica para generar asociaciones de mil maneras distintas, en donde lo que está ocurriendo detrás es aprendizaje.

La creatividad es entretenida por sí sola, pero además, se ha visto que los niños creativos son más comunicativos, curiosos, expresivos y tienden más al juego.

Comunicación

Se sabe que también en el aspecto de la comunicación y el lenguaje, el juego tiene un rol importante. Cuando los niños juegan con temas, y pretenden ser "personajes", mejoran sus vocabulario, lo cual se suma a la interacción social con otros niños que tiene un beneficio enorme en la comunicación. Incluso antes, cuando un bebé que todavía no dice palabras está jugando con la mamá o el papá, en esa interacción que se da a partir del juego hay (o es lo normal que haya) una gran cantidad de comunicación: contacto visual que transmite emociones, expresiones faciales del bebé, imitación, y pequeños gestos de expresión como agitar los brazos en señal de emoción, etc. Toda esta rica comunicación se da en base al juego.

Disfrute y Aprendizaje

Por último, dejamos lo más importante para el final. A pesar de que el juego tiene múltiples implicancias en el desarrollo infantil y se puede ver desde esa perspectiva, consideramos que lo más relevante es que los niños disfrutan jugando. El juego es intrínsecamente entretenido, lúdico, y por eso genera placer en los niños. No hay mayor explicación que detenernos a mirar a un niño jugar con sus autitos, o a un grupo de niños jugando a las escondidas, riéndose, emocionados. El juego nace desde el niño innatamente, desde los primeros meses de vida y durante toda la niñez. A ningún niño debemos decirle: "tienes que jugar" (o no debiese ser así). Es algo natural, que están predispuestos a hacer para su óptimo desarrollo.

Referencias

1. Kathleen Glascott Burriss & Ling-Ling Tsao (2002) Review of Research: HowMuch Do We Know about the Importance of Play in Child Development?, Childhood Education,78:4, 230-233

2. The Importance of Play in Early Childhood Development. Jona K. Anderson-McNamee. Abril 2010

77 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?