Tartamudez vs Disfluencia

En muchas ocasiones los padres y madres muestran preocupación por la fluidez del habla de sus hijos, la cual varía durante el período del desarrollo. ¿Qué es normal y qué es señal de preocupación en de que debemos consultar?. Durante este período puede ser difícil distinguir entre las disfluencias, que son parte normal del desarrollo, y las primeras señales de tartamudez en un niño/a, por eso en este post nuestra fonoaudióloga Manuela Valenzuela nos orienta al respecto.



Siendo los padres y madres los primeros en observar los aspectos relevantes en el desarrollo de sus hijos, es de suma importancia dar a conocer la diferencia entre una disfluencia normal de la edad y un inicio de tartamudez, que se pueden dar desde los inicios del desarrollo.


Disfluencia normal

Se da entre los 18 meses y los 7 años de edad, donde los niños atraviesan por períodos de disfluencia del habla, la cual esta vinculada a los esfuerzos por aprender a hablar. Los niños/as entre los 18 meses y tres años de edad con disfluencia normal suelen repetir los sonidos, las sílabas y las palabras, casi siempre al iniciar una oración. Por lo general esto ocurre en una de cada diez oraciones.

Posterior a los tres años de edad, los niños con disfluencia normal no suelen repetir sonidos o sílabas sino que palabras y frases completas.

Los niños pueden presentar disfluencias en cualquier momento, no obstante esta tiende a aumentar cuando están cansados, entusiasmados, agitados, o se les está apurando para que hablen.

Esta disfluencia en muchas ocasiones no es percibida por los niños/as, por lo que no presentan frustración, expresiones faciales y/o tensión.


Tartamudez leve

Al igual que la disfluencia normal, esta puede hacerse mas evidente cuando el niño/a comienza a formular frases de dos palabras. Pueden mostrar las mismas repeticiones de sonidos, sílabas y palabras, pero suelen repetirlos en más ocasiones y más veces. También puede aparecer prolongación de los sonidos.

A diferencia de la disfluencia normal, los niños suelen reaccionar ante la tartamudez, donde se observa parpadeo, cierre de los ojos, mirar hacia un costado, tensión en la boca y/o expresión facial tensa.

Ante esta tartamudez los niños no se muestran profundamente preocupados, pero si momentáneamente avergonzados o frustrados.


Ante las conductas mencionadas anteriormente, los padres deberán prestar atención para así diferenciar entre una difluencia normal de la edad o algún inicio de tartamudez, para así consultar con un fonoaudiólogo oportunamente.

No obstante, en niños menores a 5 años, se recomienda evitar que el niño tome conciencia de su dificultad para hablar, por lo que es importante que se consideren las siguientes indicaciones para modificar el entorno.


¿Qué hacer?

  • Dejar que el niño hable a su ritmo y velocidad.

  • Permitir que tartamudeo libremente.

  • Eliminar sobreprotección o burlas.

  • Evitar identificarlo “directamente” o “indirectamente” como tartamudeo.

  • Evitar la sobre exigencia.

  • Permitir que cuente su relato sin interrumpirlo.

  • Evitar correcciones de la forma de hablar.

  • Evitar completar palabras y/u oraciones.

  • Mantenerse tranquilo, evitar mostrar ansiedad y/o preocupación.

  • Corregir el lenguaje mediante estrategia de “modelado”; Repetir la palabra u oración correctamente, sin buscar repetición.

  • Hablar lento.

Recuerda que todos los niños tienen su propio ritmo. Si tienes dudas sobre el lenguaje de tu hijo/a y te gustaría una evaluación, escríbenos a crecerdecolores@gmail.com y felices te ayudamos.

20 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?