"Mi experiencia con Crecer de Colores"

Actualizado: abr 2

"Nunca me imaginé que después de 14 años de trabajar como profesora junto a miles de niños de varias edades, me iba a costar o no se me iba a ocurrir cómo estimular a mi propia hija.

La Valentina llegó a mi vida después de un tratamiento de fertilidad y después de una pérdida de otra guagua que me dejó bastante traumada. Desde que supe que estaba embarazada tuve miedo de perderla. Tuve placenta previa por lo que me quede en cama desde la semana 5 hasta la semana 36 en que ella nació. Fue un embarazo difícil, lleno de incertidumbre, miedos y también de mucha esperanza y fé.

La Vale nació con sus pulmones inmaduros y muy flaquita por lo que estuvo que estar sus primeros días de vida en la Neo.

Una vez que salió de la clínica y me la entregaron me costó mucho, no quería molestarla, moverla mucho, ni incomodarla, solo quería que estuviera cómoda, que engordara y que fuera una guaguita feliz. Todo me daba miedo.

Fue entonces cuando empecé a pensar que no sabía bien qué hacer con ella, cómo jugar, cómo entretenerla, como hablarle, como enseñarle cosas a una guagua. Como profesora sé lo importante que es la estimulación en el aprendizaje a cualquier edad.

Empecé a averiguar sobre talleres o cursos donde alguien me pudiera orientar, ayudar y enseñar sobre esto. Y como caído del cielo me llegó una foto a un grupo de whats app de un taller llamado “Crecer de Colores”, que era de estimulación temprana, conformado por un grupo de kinesiólogas y una fonoaudióloga. Ni si quiera sabía que existían cosas así en Chile.

Fuimos por primera vez cuando la Vale tenía 2 meses y me enamoré inmediatamente del taller. Me dio mil ideas de actividades para ayudar al desarrollo de la Vale.

Me enseñaron a hablarle, a moverla sin miedo, a hacerle ejercicios, masajes y a jugar con ella. Me hicieron sentir segura y me motivé mucho a hacerle las actividades en la casa.

No paré nunca más de ir ya que no solo era entretenido, sino que me sirve mucho a la Vale y a mi.

A la Vale para socializar con otras guaguas (ya que es y será hija única), a avanzar en su desarrollo, a tener cada día más logros y a aprender de manera creativa.

A mi para compartir experiencias y tips con otras mamás y a sentirme más acompañada en este proceso de la maternidad que muchas veces es muy solitario.

Y también nos sirvió a las dos para generar una conexión especial y una complicidad entre nosotras.

Disfrutamos mucho el taller ya que todas son comprometidas, motivadas, cariñosas, alegres y extra entretenidas. Saben mucho de todos los temas. Siempre responden todas mis dudas y las actividades son variadas, originales, creativas y divertidas, aparte la Vale las ama.

Siempre les digo a todas que no me quiero perder ningún taller más. Estoy muy agradecida de todo lo que nos han enseñado a mi Vale y a mi y de que hayan sido parte de mi proceso de ser mamá. Las súper recomiendo. Estoy muy feliz de haberlas encontrado y realmente las estoy aprovechando a concho."

-Macarena Guzmán.


#testimonio

47 vistas
¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?