Niños Prematuros y Dificultades en la Deglución

Actualizado: abr 5

Siempre pensamos en que la acción de alimentarse como algo simple y que viene naturalmente. Y en condiciones normales lo es, pero para los niños que nacen de forma prematura este no es el caso en muchas ocasiones. La alimentación es todo un tema en los bebés prematuros, y podemos decir que entre menor edad gestacional hayan tenido al momento de nacer, es más probable que tengan más dificultades en este aspecto. En este post nuestra fonoaudióloga Pilar Riadi nos cuenta sobre las dificultades de deglución en los niños prematuros.

Se consideran prematuros a los niños que nacen antes de las 37 semanas de gestación. Es común escuchar que estos niños presentan trastornos de la deglución de manera más frecuente que los niños que nacen de término. Esto se debe a que aún no está adquirido el patrón succión – deglución – respiración.

¿Qué es el patrón succión – deglución – respiración?

El patrón succión – deglución – respiración es un reflejo presente en los recién nacidos y que es fundamental para que tengan una alimentación segura y eficiente. En palabras simples, es la habilidad para poder coordinar la succión (necesaria para extraer la leche del pezón materno), con la capacidad de tragarla, y al mismo tiempo mantener una respiración adecuada. Estos tres mecanismos comienzan a desarrollarse durante las primeras semanas de gestación y terminan de desarrollarse a la semana 36. Lo cual, como podemos imaginar, afecta a aquellos niños prematuros que nacen antes de esta semana.

A continuación resumimos el desarrollo de estos mecanismos en el feto durante el embarazo - Semana 10-14: Deglución inmadura. - Semana 15: Inicio de succión no nutritiva (succión "de práctica", no para alimentarse todavía) - Semana 32: Succión madura pero sin coordinación con la deglución. - Semana 34: Coordinación succión – deglución. - Semana 36: Coordinación succión – deglución – respiración.

Cuando un niño nace antes de las 36 semanas de gestación, no tiene adquirido el patrón succión – deglución – respiración por lo que no tiene la fuerza ni coordinación para lograr una alimentación segura y eficiente. Es importante considerar que la eficacia de un recién nacido prematuro para alimentarse no sólo depende de la edad gestacional, sino también del tono muscular, del estado de alerta, de la madurez del sistema nervioso y de su estado general de salud.

¿Entonces cómo se alimenta un niño prematuro?

Para determinar la vía de alimentación es fundamental hacer una evaluación de la deglución, la cual la debe realizar un fonoaudiólogo/a cuando el bebé está en la Unidad de Neonatología. En esta evaluación se observa su estado general, los reflejos orales, la succión y deglución. También se pueden realizar pruebas instrumentales como lo es la videofluroscopía, para poder observar de manera más detallada todas las etapas de la deglución y así asegurar que su alimentación sea segura. Según los resultados de esta evaluación se determina si el niño puede recibir alimentación por vía oral o requiere de una alimentación por vía, poniéndole una sonda nasogástrica por un tiempo hasta que -mediante una adecuada estimulación- logra una adecuada coordinación de la succión – deglución – respiración. Es importante considerar que el tiempo de hospitalización y la vía de alimentación pueden ser distintos para cada niño, dependiendo de su estado general y de si presenta otros problemas de salud que influyan en su capacidad de alimentarse.

¿Se realiza terapia fonoaudiológica en los niños prematuros?

Si lo requieren se hace terapia fonoaudiológica, donde se realiza estimulación oral de mejillas, labios y lengua para potenciar la succión y la deglución y así pasar de manera más rápida de la sonda a alimentación por vía oral. En muchos casos, de esto depende si a un niño/a se le puede dar de alta o no, por lo que muchas veces el optimizar la succión/deglución es una intervención que disminuye el tiempo de hospitalización.

¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?