¡Juguemos a comunicarnos! Estimulando el lenguaje por edades (0-2 años)

Actualizado: abr 3


El lenguaje es un aspecto fundamental para un desarrollo integral en los niños, y muchas veces se da de forma natural e innata en las interacciones con el niño del día a día. Sin embargo, a veces como adultos no sabemos muy bien cómo podemos estimular su desarrollo o cómo jugar con nuestros hijos/as de manera que lo potencie. En este post les contamos formas de jugar estimulando el lenguaje en las distintas edades.

0-3 Meses

Lo que queremos que el niño logre es principalmente que desarrolle el contacto visual básico, estimular la sonrisa social, fomentar la formación del vínculo de apego, y estimular la atención ante sonidos y voces.

  • De frente a tu bebé, míralo a los ojos y busca su mirada. Hablándole frecuentemente en una voz suave y agradable. Sonríele y convérsale, no importa que no entienda las palabras, tu voz le gusta y se siente conectado a tí. El rostro de los padres es el mejor juguete los 3 primeros meses.

  • Convérsale constantemente de lo que están haciendo, lo que sucede alrededor y lo que ve.

  • Pon música a su alrededor, jugando con distintos estilos y ritmos.

  • Copia los sonidos que haga y exagéralos mientras te mira.

3-6 Meses

Se sigue desarrollando el contacto ocular con personas cercanas. El bebé sigue sonidos y se orienta a ellos, además de desarrollar una mayor cantidad de vocalizaciones, lo cual es importante ya que comienza la expresión temprana de las emociones y los estados de ánimo a través de éstas.

  • De frente a tu bebé, míralo a los ojos y busca su mirada. Hablándole frecuentemente en una voz suave y agradable. Sonríele y convérsale mientras participan en una "conversación" con más personas.

  • Ponte cerca de tu bebé y haz sonidos con la boca mientras te mira. Pueden ser palabras, chasquidos de la lengua y labios, sonidos silbantes, etc. Puedes jugar haciendo esto con tus labios sobre su piel o acercando su mano a tu boca.

  • Cántale con diferentes volúmenes y entonaciones de voz.

  • Ante los sonidos y vocalizaciones que emita, juega a copiarlo y exagerarlo.

  • Constantemente llámalo/a por su nombre y repite el tuyo y de tus familiares cercanos.

  • Puedes "conversarle" mediante títeres, haciendo que ellos le hablen a tu hijo/a en distintas entonaciones; felicidad, tristeza, sorpresa, enojo, etc. Cuando el bebé responda, refuérzalo imitándolo.

6-9 meses

Los niños disfrutan la reciprocidad social en los juegos con el adulto, por lo que quieren interactuar más.Lo que buscamos es desarrollar más formas de vocalizaciones, balbuceo e imitaciones, además de invitar al niño a que exprese sus emociones. Se estimula la habilidad de mirar y poner atención a lo mismo que otra persona (atención conjunta) y hacer acciones junto a otra persona (acción conjunta).

  • Mira lo que está mirando tu hijo/a y comenta ("El libro es de perritos, mira ése que lindo")

  • Estimula que mire lo que tú le señalas con la mano ("¡Mira el perrito! ¡Si, ése! Vamos a hacerle cariño?)

  • En un ambiente silencioso y tranquilo (idealmente, sabemos que con niños puede haber caos) siéntate con el/ella y muéstrale libros adecuados a la edad. Nómbra lo que vaya apareciendo y invítalo a tocar si tiene texturas o apretar si tiene botones.

  • Mientras te mira atentamente, tápalo con una manta y di "No está!", para luego destaparlo y decir "Ahí está!". Este clásico juego es muy importante y lo disfrutan a medida que comprenden que algo que desaparece sigue existiendo, y es entretenido esconder y buscar.

  • Produce sonidos distintos a las palabras con la boca, jugando a ver las reacciones del bebé.

  • Constantemente háblale de lo que sucede y lo que están haciendo. El bebé puede "responder" con sonidos y vocalizaciones, a lo que tú respondes nuevamente. Esto se llama círculos de conversación, donde el niño/a espera su turno para "hablar" y sigue el tono de la conversación.

9-12 Meses

Hay mucha más vocalización en estos meses, los niños se interesan por otros e intractúan en maneras más variadas. Mueven la mano para decir "chao" y indican claramente solicitudes con gestos. Buscamos consolidar la imitación y desarrollar la capacidad de mostrar y pedir cosas gestualmente, para poder comunicarnos mejor con el niño y comprenderlo.

  • Haz onomatopeyas y nómbra o muéstrale de quién son. Ejemplo: "Mira el perrito! Los perros hacen guau guau."

  • Enséñale el "no" usando una expresión enérgica moviendo la cabeza hacia los lados, cuando en una situación del día a día lo requieras.

  • Muéstrale gestos asociando su significado. Ejemplo: Estando al otro lado de la pieza, míralo y extiende los bazos diciendole "Ven" con la mirada, las palabras y el cuerpo a la vez.

  • Juega al "Ahí ta, no ta". Lo comprenden mejor y pueden pasar entretenidos mucho rato. Puedes ir aumentando la dificultad al esconder tu cara parcialmente, y que te busque, y cuando lo logre totalmente. Luego con juguetes y con el niño.

  • Juega con un juguete pequeño. Muéstraselo y di "toma", poniéndolo en su mano. Luego pon tu palma abierta alfrente y di "dame?". De esta manera el niño empieza a ser capaz de seguir instrucciones simples como toma/dame.

12-18 Meses

Etapa en la que comúnmente se piensa que "comienza" el lenguaje, cuando en realidad sabemos que empieza a desarrollarse desde mucho antes. Empieza la producción de palabras aisladas, por lo que buscamos estimular la producción y uso de éstas, además de estimular el uso de formas sociales con gestos y palabras.

  • Seguimos hablándole constantemente al niño, de lo que estamos haciendo o lo que sucede alrededor, usando las palabras correctas.

  • Si tu hijo/a dice algo parecido a una palabra, o si dice una palabra de forma errónea, no lo/a corrijas; repítela de la forma correct

  • a varias veces usándole en oraciones distintas. No lo obligues a pronunciar la palabra corregida, la mejor correción se basa en mostrar.

  • Pásale un objeto para que juegue con él, luego extiende la mano diciendo "dame" hasta que comprenda y te lo entregue. Si no lo hace, muéstrale cómo.

  • Jueguen alfrente de un espejo, mirando el cuerpo y nombrando las distintas partes (generales primero: cabeza, guata, brazos, piernas). Puedes usar canciones y gestos para empezar a enseñarle las partes del cuerpo.

  • Hojeen libros y revistas juntos, y a medida que van apareciendo objetos, personajes o lugares se los vas nombrando e indicando con la mano. Idealmente libros con figuras grandes y coloridas, de fácil identificación.

18-24 Meses

Los niños ya usan palabras para comunicarse y desaparece el balbuceo, por lo que buscamos estimular la formación de frases de 2 o más palabras, así como fomentar la ampliación del vocabulario y la formulación de preguntas.

  • Al interactuar con tu hijo/a, muéstrale cosas, como juguetes y objetos, y pregúntale “¿Qué es eso?”, si no responde puedes darle la respuesta. Dependiendo de cómo la da, puedes repetirla de forma correcta para no frustrarlo.

  • Agrega información nueva a lo que tu hijo/a dice (por ejemplo; “tato”, “Sí, el zapato rojo”).

  • Utiliza un muñeco o peluche para mostrarle a tu hijo/a acciones como dormir, caminar, correr, saltar, comer, conducir, etc. Tu niño(a) debe estar observando las acciones, ya que mientras hagas las acciones debes decirle lo que hace el muñeco en diversos tiempos verbales.

  • Muéstrale fotos de personas familiares que reconoza, nombrándolos y diciendo alguna característica simple ("La abuelita tiene el pelo blanco").

  • Siéntate junto a tu niño(a) y muéstrale libros de cuentos para su edad con figuras claras, coloridas y de fácil identificación y nómbrale los objetos familiares. Luego pregúntale sobre los objetos y personajes y comienza a narrarle la historia (por ej.: “¿Qué es eso?”, “¿Quién es él (ella)?, etc.), durante el tiempo que atienda. Repite esto diariamente si es posible, para que se acostumbre a los libros, atienda mejor y reconozca los personajes. De esta forma, empezamos a familiarizar al niño a los libros y a asociarlo a algo entretenido y placentero.

Referencias

1. Orientaciones técnicas para las Modalidades de apoyo al desarrollo infantil. Chile Crece Contigo

¿NECESITAS TERAPIA OCUPACIONAL?